Feliz Día del Libro

Hola, queridos búhos.

Hoy vengo para felicitaros a los amantes de la literatura vuestro día (con un poco de retraso, pero como dura unos cuantos días las ferias, tampoco llego demasiado tarde :$).

Me siento muy orgullosa por ser alguien que descubrió el placer de la lectura desde muy pequeña. Recuerdo que empecé con los libros cortitos de Barco de Vapor como:

Gran lobo salvaje Hormiga Miga

En mi etapa infantil, por aquellos años 90 se hizo muy famosa una serie que echaban en Megatrix:

Pesadillas

¿Recordáis Pesadillas? Con sus plantas asesinas, el muñeco aquel que nos acojonaba (y algunas madres por tal de tenernos calladitos, nos asustaban con que lo iban a avisar ¬¬).

Luego encontré (gracias a un regalo de cumpleaños) los libros sin dibujos. Lo recuerdo tan claramente como si hubiera sucedido ayer: me regalaron el tercer libro de la saga Harry Potter.

HP

Por aquel entonces no sabía qué era una saga, ni que una historia pudiera ser tan infinita. Tampoco sabía el poder que tiene un libro sobre nosotros cuando empezamos a leer sus primeras páginas y esa historia nos engulle de tal forma que ni nos damos cuenta del paso de las horas, ni si tenemos hambre o debemos madrugar para el día siguiente (quitando las vacaciones, claro).

Cuando investigué que había más libros de Harry Potter me los fui leyendo conforme los fui encontrando: le siguieron La Cámara Secreta, La Piedra Filosofal y por último El Cáliz del Fuego (que fue el que más me gustó de los hasta por aquel entonces publicados).

Después descubrí, gracias al mundo del cine, la trilogía de El Señor de los Anillos. Y a mis 13 años, cayó en mis manos La Comunidad del Anillo. Me perdía un poco con las descripciones de Tolkien pero aún así bebía de las aventuras de Frodo y sus amigos en busca de la destrucción de aquel instrumento malévolo. Obviamente no sabía qué me iba a deparar. Los siguientes que cayeron fueron el segundo y tercero y cuando averigüé que existían El Hobbit y El Silmarillion los quise al instante. Este último aún no lo he leído (ya podéis sacrificarme fans de ESDLA).

ESDLA

Creo recordar (a veces mi memoria me juega malas pasadas) que a mis 14 años, después de seguir con El Hobbit y acabar la trilogía de ESDLA entré en el mundo de la novela romántica. En ello, me introdujo a medias mi madre, una entusiasta lectora sobre esta temática. A esa tierna edad, que no tenía idea de qué iban esas cosas (risitas nerviosas) conocí a autoras como Johanna Lindsey, Jude Deveraux, Lisa Kleypas…

A los 15-16 años, conocí a una profesora que me encantó. No recuerdo muy bien su nombre, sólo que era rubia y de pelo corto, pero muy gran persona y cariñosa con los alumnos. Era la primera profesora que nos animó a escoger una novela por nuestra cuenta y acorde a nuestros gustos para que escribiéramos una opinión sobre ella. Durante el primer y tercer trimestre, escogí Las aventuras de Tom Sawyer (había visto hace poco La liga de los hombres extraordinarios y bebía los vientos por el actor de Sawyer) y Peter Pan (porque vi Peter Pan: una gran aventura). Así que en resumidas cuentas, película que estuviera basada en personajes literarios, libro que caía en mis manos.

Seguí con estas temáticas hasta los 18-19 años, donde vi la saga Crepúsculo en Círculo de Lectores y por sinopsis pillé la oferta de los dos primeros libros (los únicos que había hasta ahora). Y me enamoré de Cullen, oh qué grandioso vampiro y qué protector Oh My God… De Jacob echaba pestes hasta en la sopa, buen chico pero ni pinchaba ni cortaba ahí así que… fus fus. Entonces descubrí el blog de la saga que estaba administrado por Javier Ruescas (seguro que os sonará muchísimo ese nombre ;P) y encontré a gente que nos unía un mismo hobby: la lectura, los libros, las películas. Conocí (y conozco) a gente maravillosa que me demostró que leer y ser lector no te hace raro, sino especial. Diferente pero en el sentido genuino. Éramos muy pocos (que yo recuerde) leíamos. Éramos una minoría, pero nos sentíamos fuertes y seguros demostrando que el placer de la lectura es un bien muy preciado en esta sociedad.

Crepúsculo

 

Llegó el bombazo de los estrenos de películas basadas en libros y aquello se desbordó, aparecía diez, cien y mil fans de la saga Crepúsculo. Tengo que admitir que era de las que miraba de lado a los nuevos que aparecían y se creían más sabedores de las novelas que nosotros. Sin embargo, con la madurez fui dejando eso. Tengo que alegrarme mucho de ver que poco a poco se une más gente a los libros, que se hacen quedadas para compartir este placer tan genial, que se crean blogs para compartir opiniones, se hacen debates y un sinfín de actividades.

Para no enrollarme y daros demasiado la tabarra, sigo leyendo libros de distintas temáticas. He seguido con clásicos como Drácula, Jane Eyre, Orgullo y Prejuicio, con libros sarcásticos como Un trabajo muy sucio, Nosotros, los tíos; libros históricos como Los Pilares de la Tierra, La Biblioteca de los Muertos, Juliet…

Poco a poco me he ido adaptando a las novedades que llegan a este mundo de la literatura. Actualmente estoy con la temática distópica y futurista aunque no dejo de lado algunos libros de ficción que transcurren en el día a día, otros históricos, otros realistas como la vida misma y algunos clásicos que tengo por ahí pendientes.

Quería hacer de este post más una recomendación de lecturas que de relatar lo que ha pasado por mis ojos, pero era inevitable que introdujera algunas anécdotas para haceros saber (sobre todo a los mayores, me incluyo) que por una parte está bien que compremos/regalemos/aconsejemos según las edades, pero cuando hablamos de personas en plena pubertad y con ganas de leer; creo que no hay que poner unos límites de edad para ello. Si a una persona le gusta los libros de elfos, brujos aconsejo que se le den libros sobre esta temática. Puede que al principio (como me pasó a mí) cueste coger el ritmo de algunas tramas enrevesadas, pero al mismo tiempo obligamos a potenciar y entrenar nuestro cerebro para enfrentarnos a situaciones donde hay que fijarse en los detalles y tener una mente despierta y analítica es lo que impera en el mundo actual.

Mi consejo al respecto es: deja que él elija y sea libre para escoger la lectura que más le guste. Porque ya se sabe: si algo prohíbes, se ansiará hasta conseguirlo.

Espero que os haya gustado este post-recomendación/anecdóctico y si queréis compartidlo, sólo tenéis que pinchar en las teclas de abajo 😉

Muchas gracias por leer, queridos búhos.

¡Hasta la próxima!

Créditos:

Foto Crepúsculo: blog “Mi gran viaje literario”

Foto ESDLA: blog “Ies Reyes Católicos”

Anuncios

Un comentario en “Feliz Día del Libro

  1. Arantxi dijo:

    Me leí toda la saga. Me enamoro pero me canso un poco porque estaba saturada de leer tanto vampirito. Me encantó y enamoro la familia lobo

Eres libre de comentar, siempre que no faltes el respeto a los demás y hagas un comentario relacionado con la entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s