Resumen anual

Ha pasado un curso académico, aún no me creo que estemos a finales ya. Hoy ha sido mi último examen. Parece que fue ayer cuando empecé en un aula que me era desconocida, rodeada de personas que no sabía que me podrían aportar tanto.

Recuerdo como si fuera ayer la presentación en la sala de actos, donde nos escogieron para formar nuestra clase. También recuerdo como se presentó nuestro tutor y nos prometió que saldríamos siendo un poco más conocedores de nuestras virtudes, nuestra humanidad y mejores personas.

Haciendo un recuento de este año, he vivido de todo y he hecho de todo. He estudiado después de un año sin coger unos apuntes, he descubierto nuevos métodos en un campo que me fascina, he visto que los profesores los hay de todas las clases (desde el más prepotente hasta el más sabio).

Pero también, he descubierto que rodearte de mucha gente no siempre tiene sus ventajas. He sentido lo que es ser marginado cuando llevas la razón y señalado por hacer lo correcto. También he visto que no todo es tan rosa como lo pintan, que por pegar más voces no te van a hacer caso, que cada persona mira por lo suyo y que la palabra compañerismo se blande en demasía para desacreditar al resto.

También he descubierto a base de palos que una mala acción (sea una crítica, una palabra, un gesto) puede hacer mucho daño y que puede ocasionar un error fatal haciendo peligrar una futura amistad, que por mucho que pidas disculpas el daño está hecho y tienes que aceptar las consecuencias aunque te duela, aunque veas que las cosas no serán nunca las mismas, aunque sientas que no sentirás lo mismo que otras personas en tu misma situación.

He admitido ante mí misma y ante los demás que soy  egoísta, celosa, envidiosa, perfeccionista, me cuesta aceptar los cambios. Incluso me he obligado a veces a ser impasible y no doblegarme a ellos; pero qué queréis que os diga, eso me ha cambiado también. Me ha hecho ver que soy una cabezota, soy fiel, se puede contar conmigo en las buenas y en las malas, que me preocupo por los demás, que aunque parezca un bloque de hielo o suelte frases sarcásticas, en el fondo estoy dolida, soy sensible y creo que no tengo la suficiente fuerza para aguantar una queja.

En este último año, he visto lo que es el amor en su máxima expresión y lo que es la envidia y el daño que puede causarte. Que aunque el día sea negro, se te tuerza un tobillo, no tengas dinero,  el amor lo puede todo y sin él no estaríamos aquí. La envidia, el rencor, la venganza no son buenas compañeras de viaje y algún día se pueden volver en tu contra.

Y al final de todo esto, doy las gracias por los que me han traído al mundo, por los que me han enseñado las cosas bonitas y lindas de esta vida, por los que me han instruido estos últimos años, por los que me han apoyado en momentos de tristeza, por los que me demuestran que la vida sigue a pesar de perder lo que más quieres por el camino, por los que no se avergüenzan de mostrarse tal como son, por perdonarme aunque no me lo merezca, a los que me hacen daño (a propósito o no), a quererme a pesar de mi estupidez y mis malas acciones. A todos vosotros, gracias por hacerme partícipe en vuestras vidas y vosotros de la mía.

Anuncios

Eres libre de comentar, siempre que no faltes el respeto a los demás y hagas un comentario relacionado con la entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s