Reseña “Yo, robot” de Isaac Asimov

Hola, queridos búhos. ¿Qué tal están yendo las vacaciones? Espero que de maravilla.

En esta ocasión os traigo otra reseña de uno de mis autores favoritos. Antes de comenzar, os aviso que estoy leyendo actualmente La Serie de los Robots para poneros en situación, ya que me he propuesto leerme esta serie, más La Trilogía del Imperio y el Ciclo de Trántor y saber todo sobre el mundo que creó Asimov en su momento. Y ahora sí, vamos al meollo 😉

Yo, Robot

Los robots de Isaac Asimov son máquinas capaces de llevar a cabo muy diversas tareas, y que a menudo se plantean a sí mismos problemas de ‘conducta humana’. Pero estas cuestiones se resuelven en Yo, robot en el ámbito de las tres leyes fundamentales de la robótica, concebidas por Asimov, y que no dejan de proponer extraordinarias paradojas que a veces se explican por errores de funcionamiento y otras por la creciente complejidad de los ‘programas’. Las paradojas que se plantean en estos relatos futuristas no son sólo ingeniosos ejercicios intelectuales sino sobre todo una indagación sobre la situación del hombre actual en relación con los avances tecnológicos y con la experiencia del tiempo.

En este libro, Asimov nos presenta una serie de relatos cortos tratando su tema central: robots y las Tres Leyes de la Robótica, las cuales seguro que os sabréis de memoria; pero os refresco un poco la memoria:

Primera Ley: Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
Segunda Ley: Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto cuando éstas entren en conflicto con la Primera Ley.
Tercera Ley: Un robot debe proteger su propia integridad, siempre y cuando esto no impida el cumplimiento de la Primera Ley y Segunda Ley.

Teniendo en cuenta estas leyes, Asimov nos introduce en la vida de Susan Calvin una psicóloga que se especializó en los robots. A través de ella, conoceremos a distintas máquinas que por un motivo u otro no cumplían algunas de leyes y cómo se solventaron a lo largo de todos los años de su carrera. Desde el primer robot creado para el uso doméstico hasta la creación más perfecta como es el cerebro positrónico, vamos viendo cómo evoluciona el desarrollo de esta nueva tecnología, llegando incluso a vislumbrar pinceladas de los primeros viajes espaciales que dieron lugar a la extensión de la raza humana a otros mundos de la Galaxia.

En cuanto a mi opinión, me pareció muy instructivo e ilustrativo para ponernos en situación en lo que serán los próximos libros. También me pareció curioso con respecto a sus paradojas, que un robot no puede dañar nunca a un ser humano. Pero, ¿y si ese humano estuviera haciendo daño a otro y sólo un robot pudiera evitar eso? Esto y más dilemas de este tipo nos presenta Asimov en estas historias cortas, porque al fin y al cabo lo que hacemos es estudiar nuestros propios cerebros y acciones respecto a una situación. En cambio, los robots tan perfectos en su forma, no lo tienen tan fácil al tomar estas leyes de forma muy literal.

¿Qué os pareció a los que lo leísteis? Y los que no, ¿os entra la curiosidad por saber qué nos plantea Asimov? ¿Y qué opináis respecto a estas tres leyes?

Os dejo con estas preguntas y ¡me despido hasta la próxima!

 

 

Anuncios

Un comentario en “Reseña “Yo, robot” de Isaac Asimov

Eres libre de comentar, siempre que no faltes el respeto a los demás y hagas un comentario relacionado con la entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s