On My Ebook #8

Muy buenos días, sé que he estado ausente por tema de estudios; pero tranquilos, queridos búhos, vengo con novedades 😛 ¿Qué tal os ha ido durante mi ausencia? Espero que haya ido todo genial ;D

Éstas son las novedades que hubo entre enero y febrero de este año en mi apartado de adquisiciones.

Elixir Apollyon Proyecto Omega Entre dos mundos El mar infinito El destello Los abandonados El reino El profeta

 

¡Hasta la próxima entrada! 😀

Reseña “Yo, robot” de Isaac Asimov

Hola, queridos búhos. ¿Qué tal están yendo las vacaciones? Espero que de maravilla.

En esta ocasión os traigo otra reseña de uno de mis autores favoritos. Antes de comenzar, os aviso que estoy leyendo actualmente La Serie de los Robots para poneros en situación, ya que me he propuesto leerme esta serie, más La Trilogía del Imperio y el Ciclo de Trántor y saber todo sobre el mundo que creó Asimov en su momento. Y ahora sí, vamos al meollo 😉

Yo, Robot

Los robots de Isaac Asimov son máquinas capaces de llevar a cabo muy diversas tareas, y que a menudo se plantean a sí mismos problemas de ‘conducta humana’. Pero estas cuestiones se resuelven en Yo, robot en el ámbito de las tres leyes fundamentales de la robótica, concebidas por Asimov, y que no dejan de proponer extraordinarias paradojas que a veces se explican por errores de funcionamiento y otras por la creciente complejidad de los ‘programas’. Las paradojas que se plantean en estos relatos futuristas no son sólo ingeniosos ejercicios intelectuales sino sobre todo una indagación sobre la situación del hombre actual en relación con los avances tecnológicos y con la experiencia del tiempo.

En este libro, Asimov nos presenta una serie de relatos cortos tratando su tema central: robots y las Tres Leyes de la Robótica, las cuales seguro que os sabréis de memoria; pero os refresco un poco la memoria:

Primera Ley: Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
Segunda Ley: Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto cuando éstas entren en conflicto con la Primera Ley.
Tercera Ley: Un robot debe proteger su propia integridad, siempre y cuando esto no impida el cumplimiento de la Primera Ley y Segunda Ley.

Teniendo en cuenta estas leyes, Asimov nos introduce en la vida de Susan Calvin una psicóloga que se especializó en los robots. A través de ella, conoceremos a distintas máquinas que por un motivo u otro no cumplían algunas de leyes y cómo se solventaron a lo largo de todos los años de su carrera. Desde el primer robot creado para el uso doméstico hasta la creación más perfecta como es el cerebro positrónico, vamos viendo cómo evoluciona el desarrollo de esta nueva tecnología, llegando incluso a vislumbrar pinceladas de los primeros viajes espaciales que dieron lugar a la extensión de la raza humana a otros mundos de la Galaxia.

En cuanto a mi opinión, me pareció muy instructivo e ilustrativo para ponernos en situación en lo que serán los próximos libros. También me pareció curioso con respecto a sus paradojas, que un robot no puede dañar nunca a un ser humano. Pero, ¿y si ese humano estuviera haciendo daño a otro y sólo un robot pudiera evitar eso? Esto y más dilemas de este tipo nos presenta Asimov en estas historias cortas, porque al fin y al cabo lo que hacemos es estudiar nuestros propios cerebros y acciones respecto a una situación. En cambio, los robots tan perfectos en su forma, no lo tienen tan fácil al tomar estas leyes de forma muy literal.

¿Qué os pareció a los que lo leísteis? Y los que no, ¿os entra la curiosidad por saber qué nos plantea Asimov? ¿Y qué opináis respecto a estas tres leyes?

Os dejo con estas preguntas y ¡me despido hasta la próxima!

 

 

Reseña “Apartamento 16” de Adam Nevill

Hola a todos, he decidido que como actualizo poco el blog, mejor que lo poco que subo lo deje espaciado temporalmente para que siga más o menos activo: Me parece buena idea, así que haré eso por ahora 😉

Apartamento 16

En Barrington House, un elegante bloque de pisos londinense, hay un apartamento vacío. Nadie entra, nadie sale. Y ha permanecido así durante cincuenta años. Hasta que una noche el vigilante oye unos ruidos después de medianoche y decide ir a investigar. Lo que experimenta allí basta para cambiar su vida para siempre.

La joven Apryl llega a Barrington House procedente de Estados Unidos. Ha heredado un apartamento de su misteriosa tía abuela Lillian, fallecida en extrañas circunstancias. Se rumorea que Lillian estaba loca. Pero su diario insinúa que estuvo implicada en un suceso terrible e inexplicable varias décadas atrás.

Decidida a averiguar algo sobre esta excéntrica mujer, Apryl comenzará a desentrañar la historia oculta de Barrington House. No tardará demasiado en descubrir que un mal que transforma a la gente aún habita el edificio. Y que la puerta del apartamento 16 es el acceso a algo mucho más terrorífico…

No soy asidua en leer libros con tramas de terror, sin embargo, quise darle una oportunidad al género con este libro.

Es una historia con personajes bien trabajados sobre todo en el plano mental y su carácter ante los acontecimientos que se van sucediendo en poco espacio de tiempo. En el caso del personajes protagonista masculino, vemos cómo cambia a lo largo de la trama haciéndolo irreconocible, mientras que la protagonista femenina la vemos como una persona de armas tomar y clara en sus decisiones.

En cuanto al desarrollo de la historia ha habido momentos de tensión por mi parte al leerlo cuando ya empezaba a anochecer (soy una miedica al fin y al cabo, que le vamos a hacer) y dejaba sus truculentas escenas para la luz del día. Sus descripciones son bastantes gráficas que casi las ves ante tus ojos. Hasta llegaba el punto de tener que dejar reposar su lectura ya que se adentraba más en una vorágine sin sentido y locura que lo plasma a la perfección.

En cambio, su final me ha parecido demasiado precipitado  después de elaborar toda una trama para descubrir el secreto que esconde ese apartamento. Casi al final de la historia te presenta unos datos que en parte me esperaba y por otra parte no, lo que hace que sea inconexo hasta que lo asimilas, pero aún así lo deja de tal forma caer que no le encuentras el menor sentido al poner esos datos ahí.

En resumen, una trama que empieza fuerte pero se vuelve tan irracional como sus propios personajes dejándote una sensación intranquila al finalizar su lectura, como si esperaras que ocurriera algo más.

¿Qué os ha parecido, tenéis ganas de leerlo?

¡Hasta la próxima!

 

Reseña “One Day: Siempre el mismo día” de David Nicholls

Hola a todos, con el inicio de las clases y los preparativos previos me va a costar un poco más actualizar el blog con reseñas y demás temas, pero tranquilos que aún así iré publicando lo poco que haya leído, visto y oído ;P

En esta ocasión vengo con nueva reseña:

Siempre el mismo día

Emma y Dexter se conocen la noche del 15 de julio de 1988, en la fiesta de graduación de la universidad. A pesar de sus diferencias, entre ellos surge una complicidad inmediata. Ese verano, Dexter se toma un año sabático para recorrer Europa y Emma se queda trabajando en Edimburgo. A lo largo de los veinte años siguientes, cada 15 de julio, veremos cómo ha evolucionado su historia de amor, sus separaciones y altibajos, pero también sus reencuentros y alegrías.

Cuando vi la película y averigüé que estaba basada en la novela del mismo nombre me dije nada más terminarla que tenía que hacerme con el libro.

Nos presenta a dos personajes principales que a lo largo de 20 años se cruzan en algunos momentos sufriendo cambios más o menos exitosos, como en cualquier vida de una persona.

En cierto modo, me he sentido identificada con la protagonista porque es chica de correr pocos riesgos al principio de su vida, viviendo siempre tras las páginas de un libro y teniendo ideas muy imaginativas; y me ha gustado porque a lo largo de su vida, se va descubriendo a sí misma a través de experimentos y decisiones que va tomando: unos más acertados que otros, lo que la hace más humana y cercana.

Por otro lado, el protagonista masculino me gustaba al principio pero por sus decisiones, llega a ser una persona bastante detestable pero acabé entendiendo el por qué de su comportamiento “Carpe Diem”.

Son totalmente opuestos estos personajes y a la vez extremos que confluyen demostrando que lo opuesto también atrae y que de los errores se aprende, tarde o temprano.

En cuanto al desarrollo de la trama, no tiene mucho misterio: sucesos cotidianos en la vida de estas dos personas que chocan y se unen cada vez que se encuentran en un mismo lugar. Me pareció algo exagerado el final que le impuso el escritor: después de todo lo que ha sucedido en 20 años, ¿y acaba así? (seguro que los más avispados sabréis qué final se puede esperar de esta novela).

En resumen, me ha parecido una historia entrañable y que te demuestra que con el paso del tiempo se puede crecer o caer en lo más profundo, pero que al final de todo siempre hay una segunda oportunidad o más si cabe y que no hay que desaprovecharla cuando se nos tiende.

Os toca a vosotros ahora: ¿tenéis ganas de leerlo? Y quien lo haya leído, ¿le gustó?

¡Hasta la próxima!